PORQUE ELEJIR EL SEMINARIO DE ARS ?

PORQUE ARS ?

Primero para buscar a Cristo…

El  año  propedéutico, siendo un año de discernimiento y formación fundamental, es ante todo un año de formación espiritual para profundizar su relación con Jesús. Poquito a poco se convierte en el Amigo. El hecho de que Ars sea un pueblito es importante a la hora de elegir el lugar para vivir este primer año, pues es una gracia de ir al desierto. No solo para los aficionados de grandes espacios, de aire puro, de deporte, sino también que este lugar disminuye las distracciones que pueden alejarte de la meta primera: el encuentro intimo con el que te hace vivir.

… cerca del modelo para los sacerdotes…

No es solo un detalle de venir a formarse cerca del “patrono de los sacerdotes” (como le llama el papa francisco) y de vivir en el lugar mismo donde vivió su propio ministerio İA30 metros de donde descansa! San Juan Pablo II mismo vino hasta aquí….y fue en Ars donde por tercera vez proclamo al cura de Ars “modelo sin igual, para todo los países, a la vez de santidad de ministro y del ministerio”.

…con medios para discernir…

De hecho este año propedéutico relacionado al Seminario internacional de Ars ofrece buenas condiciones para poder discernir : ocho sacerdotes presentes en el mismo lugar ; esto permite una objetividad del discernimiento de la vocación, y una elección variada de guías espirituales, quienes les en crecer y vivir cotidianamente.

El discernimiento puede prolongarse después a lo largo del primer ciclo con el mismo padre espiritual, lo que permite un acompañamiento en el tiempo y con profundidad, dejando el tiempo necesario para construir una vida espiritual solida y verdadera. Así la propedéutica se alimenta no solo de cada experiencia de los sacerdotes presentes, en el Seminario internacional de Ars, sino de la disponibilidad de todos los profesores presentes.

Lo que no impide por supuesto a los propedéuticos de tener actividades propias: retiros particulares, sesiones de formación a la oración, presencia cerca de los mas pobres…en el fondo, el hecho de estar en un Seminario, permite de tener delante de los ojos la finalidad (el sacerdocio) frecuentando los mayores que avanzan por el camino: uno sabe “donde está” y “donde va”. Lo que permite de dejarse llevar no solo por las partidas de futbol o las comidas, sino también para vivir  una liturgia desarrollada y mejorada (¡ cuando uno entra en propedéutica  no es raro que no sepa cantar!).

…descubriendo  la Iglesia universal…

Gracias a los jóvenes seminaristas extranjeros enviados por sus obispos para formarse cerca del santo cura de Ars, se puede vivir ya, la universalidad de nuestra Iglesia. ¡Es muy instructivo!

…con hermanos en el espíritu de la SJMV…

En el Seminario internacional de Ars, se vive una vida fraternal muy fuerte, con la intención de vivir mas tarde, si se desea, esta misma vida fraterna para la misión. Esta perspectiva da mucho animo a los mas jóvenes.

En el Evangelio vemos como Jesús elije a sus discípulos: “y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar” (Mc 3,13) Jesus pide a los que llama de dejarlo todo para seguirle.

Primero para

buscar a Cristo…

El  año  propedéutico, siendo un año de discernimiento y formación fundamental, es ante todo un año de formación espiritual para profundizar su relación con Jesús. Poquito a poco se convierte en el Amigo. El hecho de que Ars sea un pueblito es importante a la hora de elegir el lugar para vivir este primer año, pues es una gracia de ir al desierto. No solo para los aficionados de grandes espacios, de aire puro, de deporte, sino también que este lugar disminuye las distracciones que pueden alejarte de la meta primera: el encuentro intimo con el que te hace vivir.

No es solo un detalle de venir a formarse cerca del “patrono de los sacerdotes” (como le llama el papa francisco) y de vivir en el lugar mismo donde vivió su propio ministerio İA30 metros de donde descansa! San Juan Pablo II mismo vino hasta aquí….y fue en Ars donde por tercera vez proclamo al cura de Ars “modelo sin igual, para todo los países, a la vez de santidad de ministro y del ministerio”.

… cerca del modelo

para los sacerdotes…

…con medios

para discernir…

De hecho este año propedéutico  relacionado al Seminario internacional de Ars ofrece buenas condiciones para poder discernir : ocho sacerdotes presentes en el mismo lugar ; esto permite una objetividad del discernimiento de la vocación, y una elección variada de guías espirituales, quienes les en crecer y vivir cotidianamente.

El discernimiento puede prolongarse después a lo largo del primer ciclo con el mismo padre espiritual, lo que permite un acompañamiento en el tiempo y con profundidad, dejando el tiempo necesario para construir una vida espiritual solida y verdadera. Así la propedéutica se alimenta no solo de cada experiencia de los sacerdotes presentes, en el Seminario internacional de Ars, sino de la disponibilidad de todos los profesores presentes.

Lo que no impide por supuesto a los propedéuticos de tener actividades propias: retiros particulares, sesiones de formación a la oración, presencia cerca de los mas pobres…en el fondo , el hecho de estar en un Seminario, permite de tener delante de los ojos la finalidad (el sacerdocio)  frecuentando los mayores que avanzan por el camino: uno sabe “donde está” y “donde va”. Lo que permite de dejarse llevar no solo por las partidas de futbol o las comidas, sino también para vivir  una liturgia desarrollada y mejorada (¡ cuando uno entra en propedéutica  no es raro que no sepa cantar!).

Gracias a los jóvenes seminaristas extranjeros enviados por sus obispos para formarse cerca del santo cura de Ars, se puede vivir ya, la universalidad de nuestra Iglesia. ¡Es muy instructivo!

…descubriendo

la Iglesia universal…

…con hermanos en

el espíritu de la SJMV…

En el Seminario internacional de Ars, se vive una vida fraternal muy fuerte, con la intención de vivir mas tarde, si se desea, esta misma vida fraterna para la misión. Esta perspectiva da mucho animo a los mas jóvenes.