FORMARSE CERCA DEL SANTO CURA DE ARS

SEMINARIO INTERNACIONAL DE ARS

LA SJMV AL SERVICIO DE LOS DIÓCESIS

Abierto desde 1988, el Seminario internacional de Ars acoge a jóvenes de todo el mundo de desean ser sacerdotes. Bajo la responsabilidad de la Sociedad Jean-Marie Vianney, tiene por misio propia la formación de sacerdotes diocesanos cerca del Santo cura de Ars según las orientaciones y directivas de nuestra Iglesia. Insiste en los fundamentos de la vida espiritual, el trabajo intelectual, una vida en comunidad fuerte y la apertura a las diferentes realidades de nuestro mundo y de nuestra Iglesia. Progresivamente, la formación pastoral, va entrelazándose con las parroquias y los movimientos .

Ars es un lugar bendito para un seminario y una asociación de sacerdotes. El santo cura de Ars nos muestra el camino del don total, para la gloria de Dios y la salvación del mundo. Aquí al Señor le gusta actuar con medios simples y pobres. Su acción se manifiesta… así todavía mas.

SEMINARIO INTERNACIONAL DE ARS

Abierto desde 1988, el Seminario internacional de Ars acoge a jóvenes de todo el mundo de desean ser sacerdotes. Bajo la responsabilidad de la Sociedad Jean-Marie Vianney, tiene por misio propia la formación de sacerdotes diocesanos cerca del Santo cura de Ars según las orientaciones y directivas de nuestra Iglesia. Insiste en los fundamentos de la vida espiritual, el trabajo intelectual, una vida en comunidad fuerte y la apertura a las diferentes realidades de nuestro mundo y de nuestra Iglesia. Progresivamente, la formación pastoral, va entrelazándose con las parroquias y los movimientos .

Ars es un lugar bendito para un seminario y una asociación de sacerdotes. El santo cura de Ars nos muestra el camino del don total, para la gloria de Dios y la salvación del mundo. Aquí al Señor le gusta actuar con medios simples y pobres. Su acción se manifiesta…

así todavía mas.

UNA FORAMCION COMPLETA Y DE CALIDAD

El seminario internacional ofrece la posibilidad de hacer toda su formación en Ars, el año de discernimiento, el ciclo de filosofía como el de teología. La formación asegurada por los padres del seminario y por varios participantes exteriores, es a la vez solida, fiel al magisterio, y anclada en las necesidades actuales.  El cura de Ars, cerca del cual nos formamos, da también un impulso y una visión misionaria muy dinámica, el quien siempre ha puesto un punto de honor en mantener su formación a lo largo de su ministerio.

UNA FORAMCION COMPLETA Y DE CALIDAD

El seminario internacional ofrece la posibilidad de hacer toda su formación en Ars, el año de discernimiento, el ciclo de filosofía como el de teología. La formación asegurada por los padres del seminario y por varios participantes exteriores, es a la vez solida, fiel al magisterio, y anclada en las necesidades actuales.  El cura de Ars, cerca del cual nos formamos, da también un impulso y una visión misionaria muy dinámica, el quien siempre ha puesto un punto de honor en mantener su formación a lo largo de su ministerio.

ENTRENAMIENTO EN LA GRACIA DE ARS

Marcado por la gracia de Ars y el carisma de la Sociedad Jean-Marie Vianney, el seminario puede cumplir su misión : formar sacerdotes que, siguiendo la cura de Ars, quieren santificarse para santificar a sus hermanos. Vivir en el seminario, la escuela del Evangelio, significa vivir siguiendo a Cristo como los Apóstoles, para ser iniciados por él en el servicio del Padre y de los hombres, bajo la guía del Espíritu Santo, y configurarse con el Buen Cristo Pastor por un mejor servicio sacerdotal en la Iglesia y en el mundo. Formarse al sacerdocio significa capacitarse para dar una respuesta personal a la pregunta fundamental de Cristo: “¿Me amas?” La respuesta para el futuro sacerdote sólo puede ser el don total de su vida.

ENTRENAMIENTO EN LA GRACIA DE ARS

Marcado por la gracia de Ars y el carisma de la Sociedad Jean-Marie Vianney, el seminario puede cumplir su misión : formar sacerdotes que, siguiendo la cura de Ars, quieren santificarse para santificar a sus hermanos. Vivir en el seminario, la escuela del Evangelio, significa vivir siguiendo a Cristo como los Apóstoles, para ser iniciados por él en el servicio del Padre y de los hombres, bajo la guía del Espíritu Santo, y configurarse con el Buen Cristo Pastor por un mejor servicio sacerdotal en la Iglesia y en el mundo. Formarse al sacerdocio significa capacitarse para dar una respuesta personal a la pregunta fundamental de Cristo: “¿Me amas?” La respuesta para el futuro sacerdote sólo puede ser el don total de su vida.